Carrito
cload

Gatos y diabetes felina

Gatos y diabetes felina

Los gatos son una de las mascotas más populares de América del Norte. Son mascotas cariñosas, capaces de brindarte años de compañía. Al igual que otras mascotas, los gatos a veces pueden enfermarse. Hay varios tipos diferentes de dolencias que pueden contraer los gatos, una de las cuales es la diabetes felina. La diabetes felina es una enfermedad grave, aunque puede ser tratada por un veterinario.

La diabetes es más común en humanos que en gatos u otros animales. La causa de la diabetes es bastante simple. El azúcar o glucosa se encuentra en la sangre. El nivel de azúcar en sangre en el cuerpo o en el animal se mantiene bajo control por la hormona insulina, que produce el páncreas. Cuando el páncreas no produce suficiente insulina, la culpa es de la diabetes.

Los síntomas de la diabetes felina variarán. Los síntomas más comunes incluyen un aumento de la orina y un aumento de la sed. Otros síntomas de la diabetes felina incluyen pérdida de apetito, pérdida de peso y un pelaje pobre. Un aumento de la sed es fácil de detectar, ya que puede notar fácilmente que el plato de agua está vacío durante todo el día.

Si no trata a su gato por diabetes felina de inmediato, el gato eventualmente se volverá inactivo, vomitará con regularidad y, finalmente, entrará en coma. Por otro lado, si se trata la diabetes a tiempo, es muy probable que el gato lleve una vida normal y saludable. Tenga en cuenta que el tratamiento no se realiza de la noche a la mañana, se necesita tiempo y dedicación.

Los gatos que tienen diabetes felina deberán recibir alimentos a la misma hora todos los días. También se debe evitar que salgan al exterior. Si su gato tiene diabetes, deberá inyectarle insulina una o dos veces al día. Una vez que su veterinario revise a su gato, le dirá cuántas inyecciones y cuánta insulina necesita darle a su gato.

Antes de darle a su gato su inyección de insulina, siempre debe asegurarse de que tenga algo de comida primero. Si no ha comido y le das una inyección de todos modos, podría terminar con un shock hipoglucémico. Esto también puede ocurrir por demasiada insulina. Una hipoglucemia puede ser realmente peligrosa y debe evitarse a toda costa. Si su gato sufre un shock hipoglucémico y usted no está cerca, puede terminar muriendo.

Si tiene que inyectarle insulina a su gato debido a la diabetes felina, siempre debe vigilarlo después de haberle administrado la inyección. Después de que su gato haya estado con insulina durante un período de tiempo, su veterinario puede reducir la cantidad de insulina. Aunque tenga que permanecer con insulina por el resto de su vida, llevará una vida por lo demás saludable.

{formbuilder:40418}


Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados